martes, 10 de abril de 2012

IS TRUE

A primera vista, parece ser tan dura como un clavo de hierro. Una mujer sería que parece saber de dónde viene, dónde esta y adónde va. Pero cuando la llegue a conocer descubrirá que no es dura en absoluto; solo se protege y mantiene sus secretos. No espere de ella que le dé la bienvenida con los brazos abiertos. Con esta mujer hay ciertas barreras y convenciones que, simplemente, ella no traspasará. No es el tipo de persona que se lanza sin pensárselo a una relación casual. Su punto flaco son los animales, y a menudo muestra con ellos su lado más positivo, por la simple razón de que se abre emocionalmente a ellos. Las capricornianas son personas bastantes reticentes, por lo que no suelen hablar mucho. No es muy natural para ellas sonreír constantemente ni hacer amigos. De hecho, suelen ser modestas y corteses, y jamás se las verá presumiendo. Cuando una mujer de Capricornio se hace amigos, ella los mantiene para toda su vida. No es fácil hacer caer a una capricorniana, pues tienen una naturaleza práctica y de trabajo metódico, donde la prudencia y la habilidad pueden continuar aún en las situaciones más adversas. Son sumamente discretas, diplomáticas, listas, astutas y, a veces, algo egoístas. Las capricornianas tienen una fuerte habilidad para reflexionar y comprender la naturaleza humana de una manera en que casi nadie la hace. En medio de una multitud, nos es fácil encontrar a una Capricorniana. No se les distingue físicamente como a Escorpio, tampoco son el centro de la fiesta como los Sagitario. Pero poseen una dignidad callada inconfundible.
Una mujer de Capricornio ama desde lo más profundo de su corazón. Aunque, seguramente no le hablarán a sus seres queridos acerca de este amor, a veces ni siquiera a la persona que aman. Les gustan las personas con estilos de vida sencillos. Como mujeres prácticas que son, las capricornianas no sueñan despiertas sobre el romance ni se implican en amoríos informales o relaciones poco serias que no vayan a durar ni darle mucho. Asimismo, por ser sistemáticas y organizadas, pueden controlar fácilmente sus deseos. Son calmas y se muestran siempre compuestas, incluso si dentro de su corazón existe un ardor de deseos. Su natural deseo de sobrepasar lo ordinario, puede a veces mantenerlas un poco distantes de los hombres, pero aún así pueden mostrarse mucho más apasionadas que otras mujeres. Las capricornianas puede decir no querer llegar al casamiento… pero lo buscan todo el tiempo.